jueves, 15 de marzo de 2012

Pregón de la Semana Santa Nervión 2012




Fernando Morales Núñez
15 de Marzo de 2012



Imagen Rocío Cuellar 2012


Desde niño…

Había vivido como mi padre,
Al llegar “La Madrugá”,
Se ponía un traje negro,
Y una capucha “patrás”,
Y se iba para la calle
Más tarde de lo normal,
No iba como otros días,
Como siempre que marchaba,
No llevaba… Los zapatos,
Como cinturón portaba
Unas cuerdas amarradas…
Sobre el traje se veía
Una medalla gastada
Y sobre el pecho lucia
Al lado del corazón
El escudo bien cosido
Un poco descolorido…
No se puso ni el reloj
Le dio a mi madre el anillo
Y ella le devolvió
Un Rosario muy bonito
Con unas piedras muy negras
Brillantes como la luna…
Y un crucifijo de plata
¿Dónde se iba mi padre?
¿Qué camino tomaría?
¿Porqué se vestía tan raro…?
¿Qué pasaba en ese día?
Y mi madre le decía:
Reza por todos nosotros,
Dile al Señor de Sevilla,
Que proteja a todo el mundo
Que vele por tu familia
Que su Gran Poder proteja
A Sevilla que le reza

Mi padre, así se marchaba
Con El Rosario en mano
Y con la cara tapada,
En la casa me quedaba
Mirando tras el cristal
Para ver cuando volvía,
 “La Madrugá”… transcurría
Mirando quedaba yo
Hasta que el sueño…

Rendía.

Les ruego que me disculpen la licencia de haber empezado mi alocución, haciendo referencia a un recuerdo de la niñez, la vida…., la vida está llena de recuerdos, lo sé bien por los que se pierden… y nuestra Semana Santa nos aporta tantos a los sevillanos…tantos y agradables recuerdos… que es imposible que no se me viniesen a la cabeza en el momento en que este que les habla, comenzó a pensar, en que podría decir hoy para poder conectar con sus corazones.

Recuerdo, por ir recordando, que aquella mañana, un buen amigo Pepe Maestre, aquí presente, me dijo…Fernando ¿tú te atreverías?...  Y sin dejarlo terminar, le dije yo me atrevo con todo José Luis, era una broma, pero ahí me perdí, porque acto seguido me propuso estar aquí hoy en calidad de pregonero, así que por ese motivo estoy, por inconsciente o por impaciente, como ustedes quieran, siendo un grandísimo orgullo para mí el que la primera vez que me atrevo a cosa parecida y la primera vez también, que mis poesías, las cosillas que se me ocurren, como yo las llamo, salen a la luz, lo hagan a Dios gracias,  en esta iglesia de San Benito Abad,  sede de la Hermandad desde 1921, ante los estandartes de las hermandades de San Benito, San Bernardo, San Roque, y La Sed, que representan a este distrito en nuestra Semana Mayor,  y al de La Milagrosa, por ello y por mis torpezas les pido perdón y les doy las gracias.

Amigos que estáis aquí para darme vuestro apoyo, mi familia…mis hijos Fernando y José Luis…

Señoras y Señores

Gracias a D. José Antonio Arevalo Quijada, Secretario 1º de la hermandad de San Bernardo, gracias por haberme acogido, días pasados, en su Casa Hermandad y por el trato recibido de el mismo y de todas las personas que en ella se encontraban desde el Hermano Mayor hasta el propiamente dicho, Una Gran persona que en un periodo de tiempo realmente corto ha pasado a tener categoría de amigo, gracias por sus amables palabras… amables al mismo tiempo que inmerecidas, viniendo de quien vienen y referidas sobre todo, a una persona como yo absolutamente nóbel en estas lides de la comunicación; espero no defraudar en este día la confianza que en mi ha sido depositada por tanta gente.

Y para que mi alma este tranquila en esta hora, quiero agradecer mi vida a mi Padre que estará asomado a la reja del coro de los cielos para escucharme y a mi Madre desafortunadamente afectada por uno de los azotes de nuestro tiempo la enfermedad que nos hace olvidar toda una existencia en este mundo, No es posible agradecer suficientemente lo que es imposible de medir en absoluto, La vida, la que ellos me dieron, si hoy soy, es porque ellos, mis padres se ocuparon de que así fuese.

Gracias a quienes han influido e influyen, en mi vida con carácter determinante, ellos ya saben quienes son, y a personas como mi admirado y querido tío Juan Manuel Morales Lupiáñez, mi tío Juan, que estará junto a mi padre asomado al coro y a mi tío Jesús Núñez Castelló, para el que soy su sobrinote desde hace mucho tiempo.

Cuando era pequeño, que alguna vez lo fui, recuerdo que mi primo José María Morales, tenía a su vez un primo llamado José Manuel Hevia, que a su vez era el hijo de su padre, del mismo nombre, el del garaje Puerta Carmona, que luego fue hermano mayor de La Hiniesta, entonces era Diputado Mayor de Gobierno, este niño, era un febril entusiasta de la Semana Santa, que tenía que verlas todas dos veces y por los sitios “escogíos”, lo recuerdo andando rápido con un paraguas en la mano dando toquecitos en la calzada a modo de “diputao” y repitiendo la palabra “corret”, “corret” cansinamente, luego al llegar al sitio en cuestión hacíamos como un concursito de detalles de pasos, estrenos, músicas… vamos que aun tengo pesadillas, pero no os creáis que le tengo inquina alguna, la verdad es de esta manera le tomé el pulso y el gusto a lo nuestro a través de todo aquello.
 Por aquel entonces, que ya uno peina canas, aún La Hermandad de la Sed no hacía su estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral, que lucha tuvieron, pero recuerdo que tanto San Benito como San Bernardo eran de las preferidas de aquellas Semanas Santas de niñez, no era el caso de San Roque dado que salíamos los tres en la Hiniesta y claro nos pillaba un poco a trasmano, que si no…
Aquellos días, de aquellos años, yo me encontraba mal, después del Domingo, siempre me ponía enfermo, mi madre me decía que era que estaba muy cansado y puede que fuese verdad pues los Domingos de Ramos durante nuestra salida como Nazarenos, en La Hiniesta, con mi primo, con una varita cada uno, recorríamos la cofradía más veces de lo habitual, claro, decía mi madre, si es que no puede ser, entre tu primo y tú hacéis la carrera oficial de todas las hermandades tres veces en el mismo día, es que no os estáis quietos… nuestro juego y nuestras ilusiones nos llevaban desde la Cruz de Guía a la Presidencia del Paso de Palio continuamente, y a ver quien de los dos acumulaba mas cera sobre el antifaz, teníamos nuestros lugares definidos para ver el paso de cristo de San Julián por este o aquel enclave y así mismo el palio de la Hiniesta, nuestra Virgen de Azul, siendo en nuestra imaginación lo mismo diputado de cruz, que fiscal de paso, parte de la presidencia o diputado mayor de gobierno… otros tiempos.
Ése soy yo, un niño más, un hombre más, un Sevillano…
Enamorado de Sevilla permanentemente, porque esta ciudad sus gentes y sus barrios, sus aromas y su música, sus monumentos y  su cielo, su río y su historia…enamoran.

Vivo contigo Sevilla, enamorado
Dicen, ligero el tiempo vivido
Si al amor va dirigido.
Salgo a verte ilusionado.

Que de aromas perfumada
Envolviéndola de olores
Que como sueños de flores
Primavera ensimismada.

Con cristalino sonido
Canta la fuente del patio
Envuelta en un bosque verde.

Anhelos de amor dormidos
Alrededor de aquel atrio
Hacen que todo concuerde.

Sevilla, La Ciudad,…
La Antigua, La muy Noble y muy Leal,
La Heroica, Invicta y Mariana,
Hispalis de los Romanos.
De la muralla almohade
Y de la calza romana
Sevilla, la marinera.
Por el río hasta la mar
La de las Torres del Oro
De la Plata y…

La que su cielo guarda…

 ¡La Giralda!



Si alguien me ha preguntado
Que de donde soy yo,
He dicho que de Sevilla
Desde los tiempos aquellos
En que mi tocayo, El Santo
Por estas tierras cayó.

¿Pero es que ser de Sevilla
Solo es nacer por aquí?
O sentir por esta Tierra
Lo que se puede sentir…

Sevilla, es acogedora,
De multitud de creencias,
Sevilla es de las tendencias
Cultivo de la poesía,
Tarro de aromas y esencias,
Maletín de los colores,
Pincel que pinta cadencias
De imágenes y sonidos,
Entrando en la confluencia.
Junto al compás de una tierra
Que se alegra en la tristeza.
Capaz de llorar cantando,
Y cantar mientras que reza
Todo ello en el momento
Que una música sonando,
Hace, revivir el tiempo
Ese, el que va pasando.

De entonar de madrugada
La saeta desgarrada
Y pasar después de ello
A la alegre Sevillana

De “óles” y de silencios
Ante el arte que se asoma,
Sobre el color del albero
O con el olor a incienso.
De ver el doble sentido
Aplicándole el ingenio
A lo serio y a lo alegre
A lo bonito y lo feo.

De amar y de ser amada
De poner el sentimiento
Hasta el límite perfecto,
De no pasar de la raya
En que queda lo correcto.
De ser de esto o de aquello
Sevilla es dual, es cierto
Pero de puertas “pa” dentro
Pues si preguntas de fuera
Lo mejor es “to” lo nuestro
Critican las malas lenguas
Del carácter Sevillano,
Porque parece que a veces
Decimos que de Sevilla
No se puede ir a otro lado
Donde se viva mejor,

¡De Sevilla para el cielo!,

Que barremos para casa
Como se dice en cristiano,
Y que quieres que le hagamos,
Si de Sevilla nos vamos,
No nos vamos a ir al infierno
Con “la calo” que  pasamos,

Así que mira, te explico,
Que para ser sevillano,
Hay que querer a Sevilla
Y tenerla muy presente
Sin soltarla de las manos.

Pero previa a cualquier otra consideración; Y como no podría ser de otra manera, estando donde estamos, una reseña a la imagen de la Virgen que fue encontrada en un roble y que fue capaz de hacer que su descubridor volviera al buen camino, del que nunca debió apartarse, aquel ladrón, según Berceo, al que la Virgen guío sus pasos para aparecer en aquel idílico sitio, Un Roble con un manantial del que partía un pequeño arroyo y con varios panales de miel.


En el sitio donde estaba
El roble mas destacado
Escondida en sus entrañas
De donde el agua brotaba
Una imagen de alegría
De las sombras rescatada
Vino a vivir a Sevilla.
La que nunca les fallaba
A todos los que le oraban
La que a solas les espera
La que protege este barrio
La que es madre y es maestra
La que convierte septiembre
En la nueva primavera
En que su amor nos derrama
Patrona de la Calzada
¡La Virgen de Valvanera!

Primavera en Sevilla,
en nuestra Cuaresma Sevillana.

“toda esa tropa y el tribuno y los guardias de los judíos se apoderaron de Jesús y lo ataron fuertemente conduciéndolo  desde  la  otra  parte del Torrente Cedrón, en el Monte de los Olivos,  hasta la Casa de Anás, suegro de Caifás, que era Sumo Sacerdote en aquellos años".

Va el señor, ya va prendido
Por el Puente del Cedrón,
No se enteran lo judíos
De que es el Salvador,
El olor a Hierba Luisa
Con ese aroma a limón,
Acrecienta la Esperanza
Por el puente del Cedrón.
Viene la madre de Diós
Y  aunque trae la amargura
Que figura más hermosa
Que elegante encarnadura
Va a pasear por su barrio
Con que clase y que dulzura
Nuestra Madre del Rosario

Llamando están a la puerta
De la semana mayor
Abra que abrírsela pronto
Pues no esta en esta semana
El misterio del Cedrón.

La llegada de la Cuaresma a Sevilla anuncia con señales inequívocas la llegada de la semana más grande de esta ciudad y no hay cuaresma que se precie sin que llegue a Sevilla la primavera…señales, de aromas , de sonidos que a los sevillanos nos resultan indicativas de que se acerca, la exaltación de nuestras creencias, de nuestra forma de ser…

Que me cuenten una historia,
De que al pasar de los fríos
En un momento de gloria
Se nos venga por el río
La brisa de los bajíos
De la orilla de la mar.

Que me cuenten que se viene
Trayendo en su caminar
De la playa los aromas
Que soltaron las maromas
las de las artes de amar…

Que desde las tierras altas
Bajen para la ciudad
Como una niebla envolvente
De los cálices abiertos
Los olores de las rosas
Y quede todo cubierto
Del perfume de azahar…

Que la tarde sea más larga,
Que amanezca más temprano,
Que impregne de amor la noche,
La que “La Dama” se llama,
Que florezcan buganvillas,
Que huela fuerte a romero,
Que salgan las maravillas
Y que luzcan los luceros.

No es un sueño que se anhela
Es solo que a mi Sevilla
Ha “llegao”…La Primavera

Pues si, así es, a Sevilla, la primavera no llega, se viene sin remisión, revienta como un globo, explota como un triquitraque,  y a los sevillanos nos hace sacar el pescuezo por la ventana y llenarnos de esa alegría que nos caracteriza; bien sabemos los tiempos que están corriendo, bien sabemos que tenemos muchas cosas que arreglar y tirar del carro entre todos para que consigamos salir de esta, hemos sabido hacerlo siempre y ahora no vamos a ser menos, pero tenemos también nuestra mejor cara ante la adversidad, esa que se nos pone cuando huele a azahar y a jazmines y cuando sacamos el traje del ropero para salir  a la calle como un pincel o ese vestido con el que ellas se ponen como para… “hacer una pará y cantarles una saeta”, de guapas que van, porque es el día en que nuestras imágenes se van a la calle a decirle a Sevilla…

Aquí estamos otra vez,
Aquí esta nuestra hermandad
Venimos de nuestro barrio
Al golpe de los tambores
Y al sonar de las cornetas
Acompañando los pasos
Para cumplir con esmero
Con el formado cortejo
Con una misión concreta.

Que sea Feliz quien nos mira
Feliz quien nos acompaña
Quien espera en la avenida
O en alguna esquina extraña
Quien va delante del paso
O quien se pone detrás
Quien viste de capa blanca
O el que se pone el costal
El del cántaro del Agua
O el que se pone antifaz
El niño del caramelo
O el que canta la saeta
También felices los padres
Y felices los abuelos
Con sus niños pequeñitos
Vestidos de Nazareno


Feliz el que arría el paso
Al golpe del llamador
Y feliz quien lo levanta
Con un golpe de riñón.
Para rezar con Sevilla
Y que se oigan las campanas
Para que suene el tañido
En todas las espadañas
Compartir lo que sentimos
Y terminar con la espera
De todo un año vivido



Hay sentimientos encontrados, expresados con la mayor de las libertades, somos capaces de tenerlos y también capaces de rezar de la manera más ortodoxa, capaces de llorar de pena y de emoción y de alegría, de estar con el respeto y el silencio que merece la presencia de Dios y la tristeza de su madre, la de el y la nuestra, como también el que merecen el trabajo del capataz y de los costaleros, los encargados de que las imágenes a las que tenemos devoción, forma culta de decir que las queremos, vayan y vuelvan de la Santa Iglesia Catedral.
Disfrutar con el arte de  los priostes, de la colocación de la candelería, de cómo este año va a lucir la saya o el manto, del rostrillo de la Virgen y por supuesto de la naturaleza de las flores estas o aquellas… Cualquier detalle supone un comentario y esta en la calle esa especie de nerviosismo expectante que nos hace mirar al cielo, consultar recorridos, y horarios, comentar en los bares y en los encuentros fortuitos con los amigos, de lo que va a venir o de lo que ya paso en otras ocasiones, de lo que pudo ser y no fue y de lo que fue a pesar de todas las circunstancias e incluso hay lugar para la critica, siempre constructiva…



Faltaría más.
La estación de penitencia
Es vía crucis Sevillano,
La pasión según Sevilla
Como dijo algún poeta,
No es de emoción contenida
Tiene algo de inconsciencia
Que no sufrimos por Cristo
Es con el con quien sufrimos,
Y lloramos con su madre
Y también la consolamos,
Que tenemos confianza
Porque somos sus vecinos.
Y se charla con Pilatos,
Se comenta de Caifás,
Y herodes es un petardo,
Que hace Jesús ante Anás,
O hay que ve lo que hizo Pedro,
Lo que lo quería Juan,
Y esos como van dormidos
No saben que pasará,
Pero que hacen los romanos
¡Que se lo llevan cautivo!
¿Cómo es que no se dan cuenta
Que vino “pa” redimirnos?,
Este Judas “miá” que es malo
Que poco arte que tiene,

Le decimos a María…
Como se mece ese palio
Parece que va a bailar.
Mírala que guapa viene
Con ese traje tan lindo
No llores tu… vida mía
No tengas tanta tristeza
Que en el barrio te esperamos
Tu “verá” que algarabía

Hay hermandades que, en su origen, fueron de otros sitios, de tan rancio abolengo como el que ahora ocupan, y que han conservado en su carácter, como no podría ser de otra forma, ciertas reminiscencias de ese origen.
Su manera de proceder, las túnicas la concepción de su salida procesional y la estructura de sus pasos y del cortejo, así como la integración entre las gentes del barrio son excepcionales y su conjunción con Sevilla envidiable… hay pocas hermandades que saquen a la calle tres pasos con la dificultad que ello conlleva y encima tres pasos como los de esta a la que nos referimos un gran paso de misterio, un magnifico crucificado y un palio como hay pocos.

De los sones de Triana
al otro lado del puente
Partió una cofradía
Para aquí establecerse
Que también un puente había
Se lo llevo la corriente
Que si Triana es un barrio
De arte y de buena gente
Que si arte hay en Triana
También lo tiene este barrio
El de la Calza Romana.

Pilatos dijo a Sevilla
Aquí os lo traigo, presente
Cuidarlo no hacerle daño
Secarle el sudor de su frente

Ahora es lo que conviene
Que yo me lavo las manos
Pues no encuentro culpa alguna
Que haga que lo condene

Pero el pecado del mundo
Hirió la carne de Cristo
E hizo correr su sangre
En aquél gran crucifijo.

Su madre, La Encarnación
Que siempre lo acompañaba
Detrás de el se venia
Llorando desconsolada
No te preocupes María
No le pasara nada
Que lo protege la gente
Del barrio de la Calzada

Hay un antes y un después de la Semana Santa, podríamos decir que hay un antes y un después de cada una de las Semanas Santas particulares de cada persona, porque es cierto que existe la semana santa en general, por así decirlo, la que empieza el Domingo de Ramos y termina para unos, los puristas, cuando se cierra la puerta de San Lorenzo a la entrada de la Soledad;  y para otros cada vez más,  la que lo hace el viernes de Dolores y termina el Domingo de Resurrección al medio día, otra, la particular, que empieza la mañana del día en que su hermandad se pondrá en la calle y acaba con la entrada en su templo, la cuenta atrás comienza desde el día siguiente a ese final.

Porque se podría decir que Sevilla vive una Semana Santa que dura un año, cuyo día de fiesta es la Semana Mayor, la actividad de las hermandades es continua, actos religiosos, bolsas de caridad, relaciones institucionales, visitas, y los hermanos, no todos, pero si una buena parte que participan activamente en la hermandad.

Hay un antes y un después, también en las casas, antes del día, meses antes, generalmente para las madres, sacar las túnicas prepararlas soltar o coger los bajos que los niños van creciendo y algunos vienen llegando, plancharlas y colgarlas, sacar las sandalias o los zapatos y los espartos y los cíngulos e irse a la calle Cerrajería para encargar el capirote, que bonito el desfilar por el barrio de los futuros nazarenos con el antifaz vacío “pa” allá y con el antifaz lleno “pa” atrás, es como una estación de penitencia más…
En la casa de San Roque  según se llega “pal” cielo, la tercera a la derecha, quedaron unos amigos, para ver pasar los pasos, fueron San Pedro y San Pablo, San Benito y San Bernardo, estaban Juan y Santa Ana,  San Julián y San Lorenzo, que también habían llegado, toda una reunión de Santos, San Esteban trajo vino, Santa Ana las torrijas, Magdalena hizo pestiños, y desde la Cruz del Campo, al final de Luis Montoto, trajeron unos bidones de un líquido muy fresquito, Con el que saciar La Sed de aquella reunión de amigos…

Vieron pasar a Jesús
Que de Las Penas le llaman
Iba con la cruz acuestas
Cirineo le ayudaba
 a punto estuvieron todos
De ir a echar una mano
Pero no fue necesario
Pues iban los costaleros
¡A esta es!, “tos” empujando
Venía detrás María
Bajo su manto y su palio
Con qué arte repartía
Gracia y Esperanza plena
Que a su paso transmitía
Qué bien que suena este paso
Es música de los vuelos
Tintineo de bambalina
Que nos viene de los cielos
No tengas penas Jesús
Que está contigo Sevilla
Y con tu madre, María
Con la  gracia y la esperanza
Ten Jesús la confianza
Que llegará la alegría

Cuando terminó el cortejo, quisieron verse otro día por lo bien que habían estado viendo a Jesús y a María y decidieron hacerlo con San Benito en su barrio, quedaron por la mañana, mañana del Martes Santo, visitaron la hermandad y delante de los pasos  coincidieron en rezar, fueron luego hasta la casa y allí esperaron pacientes …

Hasta que llegó el momento…
En que a las puertas del templo
Como en una amanecida
La luz del sol reluciente
Entrase por la crujía
La cruz que a todos nos guía
Se asomó a ver a Sevilla
Como luz propia tenía
Y la vieron avanzar
Llenando de capas blancas
Toda la gran avenida
De pronto se hizo un silencio
Luego sonó el cornetín
Luego un racheo de pasos
Después la Marcha Real
Y los sones de la banda
Y el aplauso en La Calzá,
Presentado a Sevilla…
No paraba de sonar.
Luego se vino la calma
Tenso momento esperado
Pues para salvar al mundo
Jesús… va crucificado
Y por todos los pecados
Su Sangre se ha derramado

Ya va llegando el instante,
Por la puerta de la iglesia
El palio se va asomando,
La gente muy expectante
Crece reinante emoción
Que va a estar ya con su barrio
¡Palomita de Triana!
¡María de la Encarnación.!

Qué bien que se lo pasaron, qué buena tarde, qué buena, qué tarde de Martes Santo… Coincidieron todos ellos, en aún no estar saciados y puesto que San Bernardo, tenia casa en el barrio, se verían en la tarde,  tarde de Miércoles Santo.
Nos veremos en la calle por cerca de la Gran Plaza, San Benito no nos falles aunque llegues tarde a casa…


De allá por la Cruz del Campo
Al final de Luis Montoto
Por el barrio de Nervión
Con la Sed de los que tienen
Una misma comunión
Con la sed de los Pacientes
Pero con mucha Razón
A pesar de la locura
Con la sed y la frescura
Consiguiendo la hermosura
Del que alcanza su misión
Con la misma sed de cristo
Saciada con el sudor
De su pasión compartida
Y por nuestra redención
Presentándose a su barrio
Y con su sitio en Sevilla
La Sed de Cristo se sacia
Con el amor de su pueblo
Y con los sones gitanos
De aquella que lo acompaña
Que es La Patrona de Utrera
Y que es Iglesia en cazalla
Y es consuelo por las plazas
Y es madre que nos espera
Y es la Reina de Nervión
Que nos acoge y consuela
Y es belleza y es pasión
Y es la madre y es María
La de los ojos de cielo…
La de la Consolación

Vamos, dijo San Bernardo, vámonos ya para el Barrio,  no sea  que lleguemos tarde Y no podamos pasar, Que luego se pone  aquello,  De gente pa reventar Y así paso realmente, Cuando llegaron a casa Les costó poder llegar Menos mal que aquí en Sevilla  La gente entiende la bulla Y se puede transitar…


San Bernardo es ese barrio
De tradición desmedida
Donde se mezclan momentos
De tristeza y de alegría
De las gentes que se fueron
Y de la afición perdida
De la tradición Taurina,
De la Plaza derruida,
Y del arte de Cuchares
Que fue su mejor valido
Del arma de artillería,
De las tardes de vecinos,
Pero queda en San Bernardo
Una Hermandad que fundaron
Unos chiquillos del barrio
Con una gran ilusión
Que fuese grande en la historia
Y grande en el corazón
Con el nombre de ese Santo
Al que María un buen día
Desde los cielos, Le dijo
Ante tanta devoción
Dios te salve a ti hijo mío
Cristo te de La Salud
Y encuentres en él Refugio
Como tu barrio lo anhela
De tu cuitas y tus penas
Y de todos tus problemas
La solución de Jesús
El  Jesús crucificado
Que subiendo hacia la puerta
Nos acoge y nos bendice
Como se lo hemos rezado
E igual para los que esperan
Desde abajo en las aceras
Salud para los que estamos
Para los que aquí seguimos
También para los que fueron
Antaño nuestros vecinos
Salud y Refugio divino
Por mediación de María
Que sea nuestro destino
Estar siempre en este día.
En momentos de la vida
Donde todo desvanece,
Se Refugio de este Barrio
De Sevilla y de su gente.

San Roque se fue a su casa, conforme se llega al cielo, La tercera a la derecha, Los amigos a las suyas, que están muy cerca de ella, se marcharon Pedro y Pablo San Benito y San Bernardo, San Juan se fue con Santa Ana,  San Julián volvió a su madre La Virgen de azul la llaman y San Lorenzo a su barrio Muy cerca de San Vicente Porque Un Gran Poder presente, Le esperaba para verle.

Penumbra de la cuaresma…
De entre la niebla de incienso
En las sombras de la noche,
Surge, aparece, camina,
Viene, se acerca, te mira…
No puedes más que quedar
En un profundo silencio

Solo piensas…

Padre Nuestro…
Por las calles de Sevilla
Santificado Poder.
Este es tu reino señor,
Que sea tu voluntad
Ya que bajaste del Cielo…
El Proteger a tu pueblo.
Gran Poder de nuestras vidas,
No puedo alzarte mi rezo,
Que solo puedo mirarte,
Para quedarme en silencio.
Mi alma se queda llena
De tu Gran Poder, Jesús
Y una profunda tristeza
Alberga mi corazón…

Cuando en la sombras nocturnas
Penumbra de la cuaresma
Entre la niebla de incienso

Gran Poder…

de mí…

te alejas…

Y…, si ustedes me lo permiten, antes de llegar al final de mi pregón, y agradeciéndoles que me hayan prestado la atención que me han regalado, quiero leerles algo escrito hace muchos años, más de los que algunos tenemos, tantos años que muy probablemente ninguno de los presentes había nacido, una persona, un poeta, escritor y periodista que murió por desgracia para el, para su familia y para la ciudad a muy temprana edad, escribió unas líneas, como les decía, que aun siendo tan antiguas, mantienen totalmente su actualidad, esta persona fue y sigue siendo en la mente de algunos Sevillanos, El maestro, Antonio Núñez de Herrera, mi abuelo…


Ahora,
Que el hombre que habita bajo el sol de mediodía
Sepa mirarme a plena luz.
Amigo, soy tu ciudad,
Mestiza por vocación,
Fina y fría por cultura,
Ajedrez del espíritu y la carne,
Llana y celeste Hispalis construida sobre palos por un Dios,
Soy muy vieja y soy muy joven,
Desconcertante,
Objeto nunca definido,
Quizás ni siquiera existo,
Pero no hay otra,
Me llamo…

¡Sevilla!

He dicho…

9 comentarios:

  1. Ole, ole y ole. Dichosa la rama que al tronco sale y tú has salido al abuelo. ¡Enhorabuena! Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Bueno, en estos momentos te diría tantas cosas que no se ni por donde empezar.
    Esto no es un simple pregón, esto es un Pregón lleno de humildad, fragilidad, hermosura, y una carga de sentimientos infinitos.
    Te felicito Fernando. Por último te diré que ese pregón no lo escribió una pluma, lo ha escrito un gran corazón cargado de muchas vivencias. Espero que sepas entender esto último. Porque llegarás lejos en todo lo que te propongas, ya sabes.

    Un besote

    ROSARIO ZAMBRANO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fernando sencillamente magistral, eres un artista nato, me encanto.............................

      Eliminar
    2. Muchas Gracias Pepe Luis me alegro de ello.

      Eliminar
  3. ¡¡ Maravilloso pregón !! No hace falta nacer en Sevilla para ser sevillano, afortunadamente lo soy y presumo de mi Sevilla y de nuestras costumbres. Enhorabuena Fernando.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda alguna Dios te ha bendecido con el don de la palabra !!!
    Si digo que el cartel es una maravilla....... tus palabras ya es que me han dejado sin las mías.
    Grande!! Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  5. Esto es un pregón si señor!! Bonito, profundo, lleno de experiencias, lleno de vivencias y de sensibilidad. Buena elección de pregonero sin lugar a dudas, Fernando, has puesto el listón muy alto. Un abrazo y sigue escribiendo lo que te salga del corazón, poesías, poemas, pregones, historias.., sabes hacerlo y nos gusta leerlo.

    ResponderEliminar